Las tres cés del Coaching.

 

caminando

El Coaching es una disciplina asentada sobre tres patas. Cada una de ellas fundamental para que pueda funcionar de manera adecuada.

Estos tres pilares son:  la confianza, la confidencialidad y el compromiso.

Confianza, igual que confías a diario en un montón de cosas que das por hecho, esos pequeños logros integrados en tu día a día sin los que parece que no puedes avanzar, al plantearte un cambio, dejas entrar en juego a la confianza. Sin ella no puedes hacer gran cosa y es una pieza fundamental  del motor de tu acción. Confianza no solo en ti y tus capacidades, también confianza en que las cosas saldrán como tienes previsto. Y confianza, cómo no, en que con el Coaching lo que planeas empezará a  a materializarse.

La segunda pata, es la confidencialidad. ¿Sabes que se firma un acuerdo de confidencialidad entre tu coach y tú para que nada de lo que se diga durante la sesión pueda ver la luz mas allá de vuestro encuentro? Pues así es. Se trata de un secreto profesional que tú y tu coach vais a respetar de la misma manera que guardas los secretos de quienes confían en ti. Una manera que te da la seguridad de poder dedicarte solo a tu objetivo.

Por último , y no por ello menos importante (ya sabes que las tres son imprescindibles) está el compromiso.  Por un lado tu coach se compromete a aplicar el código deontológico durante  todas las sesiones, con una adecuada metodología y tú, que te comprometes con la obtención de los resultados que buscas, a rebuscar en tu interior qué quieres conseguir, de qué dispones para lograrlo y si realmente es lo que buscas. Y si quieres también a no tirar la toalla a la primera de cambio.  Aunque fracases y abandones o cambies de objetivo a mitad de las sesiones, el cambio está ahí y lo que  estás consiguiendo es saber qué es lo que sí  y  que es lo que no  quieres lograr.  Así que tu coach se encarga del proceso y tú del resultado.

Hasta aquí la teoría. Ahora viene la práctica. ¿Quieres un cambio en ti? ¿tal vez un cambio en tu vida? Tan  sencillo como plantearte objetivos, retos, cambios… sueños. Soñar está bien, puede ser una buena fuente de alimentación de tus objetivos, retos, cambios… pero también tienes que ser realista y ver de cuánta voluntad (real) de cambio dispones, de cómo la vas a usar o de cómo la usas en otras ocasiones en las que te planteas cambios. ¿Te suena lo de dejar de fumar cuando acabes ese paquete de tabaco recién estrenado? No pasa nada si ese sueño se te ha ido de las manos y debas rebajar un poco las expectativas. Pero sí; definitivamente sí, soñar está bien.

Si quieres que te acompañemos en tu cambio, en comprometernos contigo a viajar juntos hacia tu objetivo, puedes contactar con nosotros a través del siguiente correo:  contacto@cgenerate.com

Anuncios