Toc toc…

calendarios

No avanzamos nada nuevo si os decimos que estamos en el último mes del año y toca hacer inventario y resumen general. Es casi obligado, sobre todo si quieres empezar el nuevo año con un poco de orden y concierto.

Para preparar bien el año que se nos viene encima puedes utilizar una buena agenda y planificarte sin salirte del camino; al menos si no quieres sobresaltos o si los quieres tener controlados, excepto los incontrolados, claro. Puedes abrir los brazos y recibir al año como recibes una bocanada de aire al abrir una ventana ( a ser posible en una zona alejada de la contaminación) Puedes esconderte y temblar como una hoja temiendo que lo que venga vendrá y no podrás hacer nada por cambiarlo ( ¿o tal vez sí? ) También puedes echarte a la espalda una aljaba llena de flechas y colgarte un arco del hombro…     ¡A la guerra!.

Así que te sientas un rato a escribir, te muerdes un poco el labio mientras piensas y en seguida escribes; “-dejar de fumar, perder peso, estar mas con las personas que quiero… ” originalidad no te falta. Si bajas al sótano de tus intenciones quizá y solo quizá puedas encontrar tus verdaderos objetivos para el nuevo año; allí en una caja guardados bajo una capa de polvo y alguna telaraña. O quizá encuentres la avería que te impide dejar de fumar, perder peso y estar mas tiempo con  las personas que quieres. Sin presiones que cada cual sabe sus verdaderos objetivos y hasta dónde quiere llegar.

¿Cómo van entonces esos proyectos? ¿y cómo van los otros ? Si no has hecho nada, también estás haciendo. Así que imagínate si has hecho. Tú decides si cargar con mas peso en el inicio de este año que ya vemos, y no hacer porque has decidido que no estás en el punto de conseguirlo y … Excusas. O por el contrario tiras por el camino del medio, el de la derecha o el de la izquierda y… Logros.

Después de todo, y como cada año, muchas personas se quedaran en el camino; otras mas aparecerán. Cambiarás de trabajo, de amigos e incluso de pareja. O tal vez no. Puede ser un año mas en tu vida tan insulso como el año que termina; o un año de vértigo en el que solo puedas sentir emoción y cosquilleo ante lo desconocido abriendo bien los ojos para no perderte ningún detalle.

¿Qué vas a hacer ?

Anuncios