La hipoteca de la manipulación.

manipülasyon1-e1368702078777

En alguna ocasión seguro que has sentido como la manipulación aparecía por tu vida como aparece el ruido de una motocicleta en una noche de verano. La empiezas a sentir a lo lejos y ves como inevitablemente se acerca más y más hacia ti. Y tú, que de natural eres  buena gente, quieres de pronto tener un algo con el que derribar a esa moto para que deje de romper el silencio de la noche.

Pero no te queda otra y aguantas mientras pones en práctica tus mejores juramentos en arameo.  Esta manipulación que sientes y que no esquivas, en ocasiones proviene de personas cercanas que quieren obtener un beneficio independientemente de dónde y cómo quedan nuestros intereses. Otras, es el bombardeo de la publicidad y los medios de comunicación. Una metralla constante de anuncios por todas partes.

Te dicen qué debes pensar, qué debes hacer, bailar, comer….

La  PNL, nos explica cómo entendemos el lenguaje y la capacidad que tiene para conseguir generar cambios en las personas. Ayuda a las personas a razonar por sí mismas. Y además a entender, o empezar a entender, sus propias emociones, gestionándolas sin manipulación alguna. Sus gustos, sus pensamientos, sus formas y maneras de ver y entender la vida.

Como ya lo apuntaba Noam Chomsky, toda esta manipulación  tiene unos puntos en común tan silenciosos como dañinos. Son éstos:

La distracción. Hechos de naturaleza intranscendente. Nos referimos a crónica deportiva, crónica social, crónica negra… ¿dónde quedan las noticias sobre lo que nos importa realmente? Seguro que tienes en mente unas cuantas cosas. Así pasamos al siguiente punto.

El fomento de la ignorancia. Hacer creer a las personas que  ser vulgar es un pasaporte  al “éxito social”. Sólo tienes que fijarte  a tu alrededor  y ver cuáles son los referentes de éxito. ¿Científicos? ¿Escritores? …Lo sabes.

Autoculpabilidad. En cierto modo es así. Nos hacen creer que somos nosotros los culpables de lo que nos pasa, cuando nosotros hemos delegado la responsabilidad de gobernar en otros, para que sean ellos que decidan donde invertir nuestro dinero, para desarrollar nuestro país y regular nuestro entorno.

El manipulador, con su arma la manipulación,  es alguien que quiere obtener algo a toda costa y que hace todo posible para alcanzar su meta. Hasta ahí bien, pero  las formas que utiliza  pueden hacer que parezca que en ningún momento hace nada malo, sino que simplemente quiere obtener lo mejor de ti. Sus modos son ingenios, eficaces, ejercen control y poder sobre lo ajeno. El resultado es que la persona se descubre a si misma haciendo cosas que  no quiere hacer, solo por agradar a otra persona; solo para que la otra persona consiga SUS objetivos.

Renunciamos a nuestros principios y valores y  estamos satisfaciendo los principios y valores de otra persona, dejando los nuestros a un lado. Es complicado tomar conciencia de lo que está ocurriendo  realmente  pero inconscientemente hace que te vengas abajo y que ceda ante la manipulación.

Anuncios