La lengua asesina. Evítalo.

 

descarga

Lenguaje y palabras y pensamientos y sentimientos…. Imagínate todos mezclados como la ropa sucia en un lavadora dando vueltas con sus aclarados, enjuagados y centrifugados.

En Coaching trabajamos con un lenguaje generativo. Un lenguaje que genera realidades con un gran poder de transformación. Un lenguaje que es acción pues,al hablar, actuamos y al actuar podemos transformar el mundo. Por tanto generamos posibilidades y construimos nuestras experiencias.

Aprendemos a dirigir nuestra mente, aprendemos a hablarnos a nosotros mismos y también a los otros. Y aprendemos a utilizarlo como un lenguaje positivo que nos lleve a emociones positivas. Con palabras que motiven, y que predispongan a algo positivo, que abran puertas en lugar de cerrarlas

Esas palabras que se van por el desagüe, recuerda que estamos en una lavadora, palabras peligrosas que estropean nuestra ropa, nuestra imagen, que nos estropean a nosotros y que sólo tienes que mirar y ver cómo afectan a tus metas al usarlas , entre otras son:

  • – “No”. Tu cerebro no la registra. Automáticamente la elimina y se queda con el resto de la frase, te des cuenta o no, y tu mente capta el mensaje contrario y lo cumple. Así que visualiza mejor “cómo quieres estar” en lugar de “cómo no quieres estar”. En lugar de decir “No quiero estar sin dinero” di “Quiero tener dinero”.
  • – “Pero”. Y es que qué decir de un pero si su sola presencia ya denota una negación a lo que viene. “Quiero alcanzar mis metas pero me veo sin fuerzas”. Qué tal si cambias el orden “me veo sin fuerzas pero quiero alcanzar mis metas” el mensaje cambia y cambia también la forma de sentirlo.
  • – “Nunca”, “nadie”, “todos”, “siempre”, menudo bloque de generalizaciones, avanzan hacia adelante sin dar tregua, sin dejar hueco a alguna excepción. Pregúntate al oírlas. “Siempre me equivoco”. ¿siempre? O “nunca” haces nada bien, ¿nunca? Algo seguro que haces bien y seguro que también  a la primera. Además al intentar hacerlo mejoras,  es lo que se llama experiencia.
  • 4.- “Mañana”, “la próxima semana”, “un día de estos”, en este mismo blog ya hemos hablado de la procrastinación y ya sabes que no te lleva a buen puerto. Ni a malo. No te lleva a ninguna parte. Vamos que eso de que “el mañana nunca llega” lo sabes, lo sabemos, desde siempre. Si quieres cumplir un objetivo, estas palabras están prohibidas. Tienes que concretar la fecha en la que vas a conseguir tu propósito.
  • 5.- “Debería” y “no debería”. Ejercen presión para hacer o no hacer algo. Esconden  creencias limitantes. Pregúntate ¿qué pasaría si no lo hicieses? Y sustituye el “debo que” por el  quiero. Verás que hay ligereza y sentirás que logras las cosas con mayor facilidad.

Ya puedes empezar desde este mismo momento o poco a poco o esperar todo el tiempo que estimes necesario ( no te pases) Pero empieza a cuidar tu diálogo interno y a darte cuenta de lo que cambia. Y cómo cambia.

Anuncios