Si dicen de ti que…

critica

Unas personas se toman mejor las críticas que otras. Ya sabes, se lo echan a la espalda y les importa lo suficiente como para dar la vuelta al asunto y usarlo como gasolina de su motivación, haciendo lo criticado con más ahínco… Otras no tanto.

Porque vale que una cosa es la crítica constructiva, esa que te ayuda a crecer y mejorar  y otra esa crítica con mala idea, totalmente tergiversada y con el único fin de hacer daño.  No nos vamos a engañar, a todos nos gusta caer bien y que alaben lo que hacemos, es normal. Eso sí, una cosa es que te afecte algo y otra que te paralice.

De las críticas descarnadas es mejor alejarse, claro. Y de ese tipo de personas que las van soltando alegremente también. Y es que a veces esa persona que va con su crítica  como una bandera de “su” verdad, verdad disfrazada de “verdadera sinceridad”  es alguien muy cercano. Y no es nada fácil alejarse o,  por lo menos, relativizar desde la más profunda de las ignorancias su apreciación hacia ti o tus actos. No hay que romper relación con esta persona, ni mucho menos. Puedes empezar por no comentar detalles o escapar a preguntas directas sobre qué tal y cómo va todo  contestando con un bien, o todo bien. Luego cambia de tema para escapar del siguiente puyazo, claro.

Y esto pasa con las personas que cerca están de ti y tiene una cierta importancia en tu vida. Imagina con aquellas que no lo están, y las que no tienen idea de lo que hablan. Tú vas a decidir a quién puedes o a quién vas a hacer caso y a quién no. Aprende a juntarte con gente que te apoye y te anime, sin que te den la razón porque sí o te regalen los oídos por ser de lo más condescendientes. Busca gente que simple y llanamente te apoyen. Busca a alguien con experiencia o que haya pasado por tu misma situación. Es igual que tener una enfermedad e ir al médico sin, ejem, prestar caso a alguien que te recomienda unas maravillosas pastillas que le fueron mejor que bien cuando tuvo algo parecido a lo que te pasa a ti.

Con todo esto de pasar de manera racional de las críticas, no estamos hablando de ser prepotentes y no tener en cuenta la opinión de los demás. De todo se aprende y escuchando ideas de otras personas, en algunas ocasiones, te pueden terminar por abrir los ojos, o darte una idea o ponerte en una pista… quién sabe.  El caso está en que no te tiren por tierra tu idea, tu pensamiento, tu intención.

Eso sí, puede que este “miedo” a una crítica nada constructiva y siempre destructiva,  puede, PUEDE, encerrar un falta de seguridad en ti. Un poquito de autoestima dañada. No pasa nada. Por eso decimos que PUEDE, no debe ser así, pero es algo que hay que valorar. Tal vez sólo sea falta de  tener que convencerte y tirar hacia delante. Para lo que te puede venir muy bien no ir comentando alegremente tus intenciones a la primera de cambio en el primer sitio que te pille. De momento pocos detalles, así incluso le puedes dar un poco de expectativa y misterio al asunto.

Prepárate entonces para los comentarios negativos y piensa que críticas va ha haber. Imagínate al final de tu vida, larga vida, ¿qué vas a pensar de este momento? Si te van a criticar, por lo menos que lo hagan por algo que de verdad hayas hecho y lo hayas hecho con gusto. Queriendo hacerlo.

Anuncios