La fábrica del futuro.

de-robots-y-personas

Empresas inteligentes 4.0, Industria 4.0 … Desde primeros de este siglo vivimos esta nueva etapa industrial. Y yo con estos pelos (y tú también)

Conocida como la cuarta revolución industrial, tenemos el “privilegio” de vivirla de lleno. Si hemos superado no solo el cambio de siglo, sino el de milenio, la aparición de las nuevas maneras de comunicarnos-controlarnos…. esto de una nueva era industrial lo tenemos chupado. O por lo menos deberíamos.

No se trata de elegir, es algo que viene y a lo que nos vamos a adaptar como a tantos otros cambios. Hay un miedo atávico que nos hace creer que en un futuro tan inversamente cercano o lejano como el miedo a que ocurra, los robots ocuparán el lugar de los seres humanos. Nos dominarán, acabaremos siendo herramientas suyas, si no lo somos ya ( mira tú por ejemplo la dependencia que tenemos de las nuevas formas de comunicación a través de la mensajería instantánea…) en definitiva ¿dónde quedamos las personas en esta nueva era que nos hemos encargado de impulsar desde principios de este siglo?

Pues la verdad es que todo es mucho mas sencillo. Y menos peliculero.

Afortunadamente las cosas no son así. Ni lo van a ser. Al menos de momento pues, de momento, los robots no pueden crear otros robots que tengan algo tan humano como la inteligencia emocional. Inteligencia clave para poder negociar, decidir, organizar… para crear, y así alcanzar las metas de una manera como mínimo efectiva.

O sea que las personas tomamos decisiones.¡¡Bien!! Somos mas lentos en procesar información o en facilitar una respuesta, pero para bien o para mal tomamos una decisión, con lo que nos cuesta a veces, y ese es el aspecto que nos distingue de “nuestros amigos” los robots

Con todo esto de la revolución industrial 4.0 se dibuja una nueva manera de trabajar, de relacionarnos en el trabajo con aquellas personas que trabajan a nuestro lado codo con codo ( aunque haya gente que se escaquea) y además con los de arriba, con los de mas arriba, con los que están debajo de ti si es que tú estás en el escalafón por encima…. y de aquí, y viendo toda esta red de conexiones como una unidad, en la relación que se tiene con la sociedad, con los proveedores, con la clientela ,con la competencia…

Javier Borda, presidente de Sisteplant, lo tiene muy claro. Como él, nosotros pensamos que hay que tener en cuenta cuatro aspectos importantes en estas “ fábricas del futuro”:

una estrategia que busque producir con calidad, basada mas que en lo urgente, en lo que se necesita ( visión de futuro)  sin necesidad de descuidar la calidad en si misma.

una tecnología basada en esa calidad y que reduzca cada vez mas los errores de producción. Así se consiguen mejores productos y mas duraderos

una habitabilidad, una sitio amable para trabajar, para producir,para compartir.

Para el final hemos dejado, paradójicamente, una persona. Un ser humano, vamos. En este caso el papel lo puede desempeñar perfectamente un coach o una coach. Una palanca de conocimiento que motive, que ayude a escapar de la rutina y de las ya viejas cadenas de producción.

Anuncios