Competencias competentes.

Las competencias que tenemos, muchas veces desaprovechadas, a veces dormidas pero otras bien despiertas, nos son útiles. Mucho mas de lo que pensamos. Y es que en los procesos de coaching mucho del trabajo consiste en tomar conciencia sobre nuestro nivel real sobre estas competencias.

Cuando se inicia un proceso de coaching, hay que saber qué cambio se quiere realizar, saber que la situación actual ( ya sabes, la situación profesional, laboral, personal,…..) no es la deseada y en esas ocasiones en las que sí tienes una idea , o por lo menos algo parecido a una idea, de cómo quieres que sea la nueva situación. Súmale  que en otras muchas no tenemos tan claro qué es lo que queremos o si tenemos o no las herramientas necesarias para generar el cambio.

Como coachs, parte de nuestra labor es acompañar, en primer lugar, a vencer ese miedo de no saber o no conocer y a continuación empezar a generar conciencia sobre nuestras capacidades ,y nuestros objetivos. Adquirir y mejorar unas habilidades como vehículo que nos llevará de manera directa a la meta propuesta.

descarga

El aprendizaje de una habilidad tiende a seguir cuatro etapas generales. Y para comentarlas seguimos usando la metáfora del vehículo que nos lleva a nuestra meta. Conducir es una habilidad que se aprende. Bien. Pues tenlo presente a lo largo de las siguientes líneas ( que nos vamos a apoyar en este ejemplo metáfora para dejar claro las etapas de las que os vamos a hablar)

Etapa UNO. Incompetencia Inconsciente. Aquí no sólo ignoras lo que has de hacer, además tampoco tienes experiencia alguna de ello. Un misterio auténtico eso de conducir un coche. Te damos la bienvenida a la etapa del “No sé que no lo sé”.

Etapa DOS. Incompetencia Consciente. Has empezado a hacerlo y en seguida surgen los problemas. Esta etapa exige toda nuestra atención consciente. Y sí, es incómodo y a la vez es en la que mas aprendemos. Autoescuela, clases prácticas… estás entrando en la fase “Sabes que no sabes”.

Etapa TRES. Competencia Consciente. Eres capaz de hacerlo. Estás conduciendo. Con todos tus sentidos y alguno extra que nos viene muy bien. Estás a tope de concentración y atención. Lo estás haciendo. Ahora llegando a la etapa de “Sé que lo sé”.

Etapa CUATRO. Competencia Inconsciente. La habilidad ( conducir ) se ha convertido en una serie de hábitos automáticos y tu mente consciente queda en libertad para escuchar la radio, mirar el paisaje o conversar mientras conduces. Es la fase del “No sabes que lo sabes” ¡Ojo!, a pesar de que tengas totalmente integrada esta habilidad, aquí nos permitimos un momento Pepito Grillo y os recordamos la necesidad de tener los cinco sentidos cuando estés al volante, capisci?

esquema-de-aprendizaje

Así que resumimos con que el conocimiento no significa sólo acumulación de información, sino que también es competencia para la acción. Suena sencillo. Y sí,  lo es.                                                                                                                                             Un proceso de coaching  que nos lleva a descubrir todas nuestras dimensiones y nos ayuda a tomar conciencia de nuestras competencias para después olvidar que lo sabemos y simplemente actuar.

Somos así

Anuncios