6 ventajas de tus objetivos inmediatos

dividir-para-trocear

Cuando decidimos  lanzarnos a un proyecto, a nuestro proyecto, personal o profesional, en definitiva  a hacer algún cambio y por tanto a conseguir un objetivo,  y que cuando lo logramos nos llenará de satisfacción pensando que hemos llegado a nuestra meta.  Y eso, que en el caso de  objetivos profesionales muchas veces ni siquiera los marcamos nosotros mismos, sino que nos vienen impuestos, ya sabes el jefe,  estrategias de la organización… lo que sea.

Y cuando el objetivo , es un objetivo que nos hemos  fijado podemos “echar mano” del coaching. Aprovechando  así nuestras capacidades y aplicando algún cambio.

En el caso de objetivos  a largo plazo, y  con el fin de ir contrastando nuestro avance y la consecución de metas, hay que fijare unos  objetivos intermedios. Si al objetivo a largo plazo le asignamos el nombre de meta final , a los intermedios podríamos llamarlos metas volantes ( si nos permitís el símil con las carreras de ciclistas) .

Y puedes preguntar ¿Por qué es importante fijarse estas metas volantes?

Pues por estas 6 razones que hacen importante marcarte estos objetivos a mitad de tu camino. Éstos son:

  1. Analiza  la evolución y el grado de consecución del objetivo destino, o meta final.
  2. Define  el camino que vas a seguir para alcanzar el objetivo destino. El recorrido que quieres  no necesariamente debe estar fijado en el momento de nuestra “partida”, pero sí que es importante tener fijado un tramo de ese camino hacia nuestra meta,  ya que cualquier viaje se inicia con un primer paso, y por lo menos debo tener claro en qué dirección quieres dar ese primer paso.
  3. Entrégate resultados parciales (o entrégalos a otros),  antes de llegar al final. Garantizas así la confianza necesaria para seguir adelante.
  4. Reconoce el avance que has llevado a cabo desde que partiste de tu punto de partida hacia  el objetivo destino.
  5. Analiza lo que te queda por recorrer hacia la meta u objetivo destino.
  6. Y, cómo no, Celebra la consecución de cada meta parcial. Celebrar avances parciales es una manera de reinyectar los ánimos con los que empezaste el camino.

Por ello, cuando te marques un objetivo destino (o te venga marcado por terceros), sólo tienes que hacer un esfuerzo: Fíjate objetivos de recorrido que te mantengan en movimiento hacia tu meta. ¿Fácil , verdad? Pues a qué esperaras.

caso_exito
Anuncios