Próxima estación: La Suerte.

¿Cómo funciona la suerte.? A pesar de que la superstición nos hace creer que controlamos nuestra suerte con rituales, o al menos nos da esa sensación, todo es mucho mas sencillo. La suerte es cuestión de percepción. Mirar a tu alrededor y ver las oportunidades que constantemente nos está brindando el día a día.

suerte-dos

Vale que en algún momento podemos sufrir, digamos “un ataque”de mala suerte (eso de estar en el momento y en el lugar menos adecuado) y como de este momento, por desgracia, no hay excepciones, es de aquí desde donde podemos ( y debemos ) dar el primer paso. Interpretando correctamente que no tiene nada que ver espejos rotos, ni gatos negros, ni por supuesto haber nacido en el mes de Abril bajo el influjo de la luna llena. No.suerte1

Ante un episodio de mala suerte hay dos caminos, el A y el B. Uno de ellos es el que te sirve para lamerte la herida, pensar en qué has hecho para tener esa “enorme” desgracia sobre tus castigados hombros y rendirte a una indefensión aprendida que te lleva a paralizar tus actos creyendo erróneamente que hagas lo que hagas todo saldrá mal y que no valdrá nada y menos para una persona como tú que tiene un gafe que no veas.

El otro camino es mucho mas… mucho mas de todo.                                                   A ver, es mas apasionante, mas reivindicativo, mas explorador. En definitiva es mas tú. Y lo mejor de todo es que es mucho mas sencillo. Consiste en hacer cosas diferentes, en probar aquello que no hayas hecho antes. Los que buscan la suerte siempre la encuentran. Sólo hay que fijarse en las oportunidades y aprovecharlas. O incluso crearlas . Las personas buscamos oportunidades para que pase algo distinto. A pesar de que parecen agotadas las posibilidades de la vida y que ya no queda nada nuevo (eso de la misma gente, mismos sitios …) , si te fijas en lo que te rodea, si te abres, vas a tener nuevas oportunidades.

Es mucho mas sencillo, todo esto se reduce a que estamos programados para sobrevivir y esto tiene dos caras de una misma moneda. Dos vertientes contradictorias, pero necesarias. Por un lado, tenemos la cotidianidad diaria a hacer lo mismo en todo momento. Si me funciona, para qué cambiarlo. Pero, ¿qué nos ocurre cuando no nos funcionan estas rutinas? Que nos bloqueamos. Ahora entra en juego la otra cara de la misma moneda. Un aspecto de nuestra mente y es que poseemos una mente plástica , una mente entrenable. Y esto lo debemos utilizar a nuestro favor y reforzarlo para conseguir nuestros objetivos. Tal y como entrenamos nuestro cuerpo, vamos a salir de nuestra zona de confort y a investigar lo que hay al otro lado de ella. Aprender cómo sistematizar nuestra suerte para salir al encuentro de nuevas oportunidades. Por ejemplo haciendo cosas nuevas para conseguir cosas nuevas.

Queda claro entonces que si siempre hacemos lo mismo, pensamos lo mismo y vemos a las mismas personas, nada cambiará en nuestras vidas. Que nos puede funcionar durante una etapa determinada, vale. Pero en breve quedará obsoleto. De ahí la importancia de entrenar la mente. A nuestro favor tenemos que a nuestro cerebro no le gusta dejar las cosas a medias por lo que una vez empezamos a hacer algo, el cerebro lo querrá terminar.

Además de esta plasticidad también contamos con un “pensamiento doble” que consiste en hacer una lista con los pros y los contras de lo que queremos hacer. Con esto establecemos un equilibrio entre beneficios y obstáculos.

choose change to future or same the past

Así que quédate con estas dos ideas. Una nos dice que “La gente que tiene éxito es por voluntad no por suerte” Quieren tener suerte . La otra idea es “La suerte está ahí fuera”. Sólo tienes que salir a su encuentro. No solamente a buscarla.

Anuncios