Cambio luego existo.

Hemos pasado de celebrar el día de los difuntos a celebrar Halloween. Superando así ese momento en que recordamos con dolor la pérdida de un ser querido sustituyéndolo por una fiesta ( de disfraces ). Casi sin darnos cuenta y sin problema alguno. En bruto, esto es un buen ejemplo para hablar o para reflexionar sobre lo que es un cambio. Algo que era y que ya no es. Algo que ha cambiado definitivamente y con lo que también hemos cambiado.

Ya sea la muerte de un ser querido, la ruptura sentimental no esperada, incluso la pérdida de un trabajo, es necesario adaptarse a la nueva situación y recibir ese nuevo cambio. Vivirlo. Es algo necesario que hay que experimentar. Algo que no tiene marcha atrás. Sabes que sí o sí, tienes que ir hacia adelante, aunque raspe y duela y nos deje marcas en los lados. Hay que seguir y pasar por ese , llamemos, trance.

Y este viaje que hacemos consta de cinco etapas. Solo cinco pasos para salir al otro lado. No se corre, ni se va deprisa. Se va paso a paso y viviendo cada momento. Estando presente y sacando el máximo beneficio de cada uno de los escalones.

Cada paso es intuitivo y como os decimos sencillo y necesario. Tanto, que nos resulta complicado verlos y vivirlos. Te aseguramos que nadie escapa a ellos y que al final se llega sin ser la misma persona que éramos cinco pasos atrás. ¿Fascinante?, No. Imprescindible y vital, Sí.

5-pasos

Estos pasos son:

  1. Negación                                                                                                                                                                                                    Eso de “esto no me puede estar pasando a mí”.  Puro instinto de supervivencia. Algo temporal. Es, o suele ser, la etapa mas breve. Nos pilla totalmente de improviso, y  empezamos a ser conscientes de la realidad.
  2. Ira.                                                                                                                                                                                                           Como no nos sentimos con fuerzas para atravesar el resto de etapas nos enfadamos Y mucho. La frustración nos invade por todos los planes que se han quedado a medias,por lo injusto de la situación. Otro paso mas que debemos vivir para ir al siguiente momento por el que debemos atravesar.
  3. Negociación
    A pesar de haber atravesado la negación de la realidad y un enfado por no controlar ese momento y no querer hacer frente a a realidad de lo que nos espera para poder retomar el ritmo de nuestra vida, se intenta “negociar” para volver al estado anterior. Es algo general. Y se piensan muchas “abusrdeces” No te preocupes. Y disfruta de ellas. Sobre todo cuando hayas pasado por los cinco pasos y  las recuerdes.
  4. Depresión
    Este estado te prepara para el siguiente, que será el último por el que hay que atravesar. Ahora es cuando se llora con mas ganas. Siempre en el momento mas inoportuno, pero no hay que evitar las lágrimas. La aflicción invade nuestra vida. Hemos superado la negación, la ira y la negociación. Nos cuesta decir adiós a esa persona o a esa situación. Tenemos miedo sobre el futuro, ¿qué va a ser de mí? Aceptar ese dolor hace que estemos poco tiempo en esta cuarta etapa y que escapemos así hacia la quinta y última fase.
  5. Aceptación
    Ex
    presando el sentimiento, sintiendo el dolor ,manteniendo el recuerdo. Y todo esto sin sufrir. Sin sentirnos culpables. Se afronta de manera tranquila y como algo natural lo que nos ha ocurrido. Ahora que estamos a punto de salir vemos la vida se ve desde otra perspectiva, con mas energía y fortaleza, que nos permite vivir el dolor por la pérdida.

cinco-pasos-dos

Una vez fuera, hay que dejar avanzar. Ir hacia adelante. Hacia una siguiente etapa. No sólo tú que ya no tienes a ese ser querido, ese trabajo, esa persona espacial a tu lado. Has de evolucionar. Dejar que todo fluya hacia donde corresponde.

Anuncios