Estrategias

 

 

arrolla3Os venimos hablando desde hace unos posts de cómo encarar la vuelta a la rutina tras las vacaciones. La vuelta al cole, la vuelta al trabajo,… incluso la vuelta a la rutina familiar y cómo conseguir una normalidad de cara a los meses de otoño e invierno, con la Navidad de por medio.

Esa vuelta a la normalidad suele venir acompañada de algún cambio. Se vuelve con un cambio bajo el brazo, intentando poner en orden la vida, persiguiendo alcanzar una  versión mejorada de ti .El fruto de una reflexión vacacional en toda regla.

Lo primero que hay que hacer es superar las resistencias típicas. Los miedos, las pataletas o incluso alguna  actitud ñoña. Cuando deseas realizar un cambio en tu vida, especialmente cuando se trata de uno trascendental, acuérdate que dejas de ser como eras y empiezas un 2.0 de ti,  te das de frente con estas resistencias. Aquí entra un arma que tienes aunque no lo sepas. Más que un arma es una estrategia  muy efectiva para desactivar las resistencias,  estamos hablando de  la estrategia de la fuerza arrolladora.

Consiste en destinar todos y  cada uno de los recursos disponibles para el logro de una meta en lugar de escatimar en ellos, siendo su efectividad  demostrable en metas a corto y medio plazo, precisamente por la gran movilización de recursos y energía.

En definitiva, vamos con todos los recursos que disponemos, no olvides que son ilimitados y que habrá resistencia, pero a la larga conseguiremos el objetivo propuesto.

Es una estrategia  militar, que adaptamos a nuestro propio desarrollo personal. El cambio lo tienes ahí enfrente de ti y sin miedo alguno  te adentras en él como si te metieras en medio de un banco de niebla en medio de un bosque en una noche de luna llena ¿miedo?… No. Recuerda que tienes TODOS tus recursos y vas a usarlos todos.

Pero, si piensas que tienes una estrategia efectiva ganadora para conseguir tu meta, pero no está funcionando demasiado bien, puede que estés subestimando tus resistencias. Acepta que tu estrategia vencedora puede de hecho ser perdedora, y que lo que pensabas que iba a arrasar fuera simplemente el mínimo que necesitabas.

Una vez averigües lo que realmente costará alcanzar tu meta, entonces podrás decidir si deseas pagar ese precio o no. En el fondo sentimos que el precio es demasiado alto, pero no queremos aceptarlo, puede que aquí fallemos a la hora de alcanzar nuestras metas.

Recuerda que cuando se está en ese punto muerto, en ese momento de estancamiento con tus resistencias actuando contra ti, es  el momento de aplicar la estrategia de la fuerza arrolladora y terminar de una vez por todas con el trabajo. La batería de todos tus recursos que tienes, adicionales y no, tráelos a primer plano para que puedas vencer a  cualquier resistencia. Incluso no sólo vencerla si no dominarla. Una vez que se tenga bien dispuesta la estrategia para alcanzar lo que nos proponemos y el coste de ésta, entonces debemos hacernos la pregunta: ¿Es rentable para mí el precio/coste a pagar?, ¿Es lo verdaderamente importante la meta como para pagar un alto precio?

No todos  están dispuestos a pagar ese precio. El éxito sólo está reservado para los que están dispuestos a pagar por él.

arrolladora-uno

 

Anuncios