Motivación para estudiar

estudio1

Estamos con la vuelta al cole a la vuelta de la esquina, empiezan los nervios de empezar un nuevo curso (o repetir el anterior) con nuevos compis, temario nuevo, profesores nuevos… Todo se nos hace cuesta arriba, sobre todo si repetimos, el sentimiento de frustración por ver las mismas asignaturas y materias, compis nuevos que te miran como a un bicho raro por haber repetido, miedos, frustración, agobios por la vuelta a la rutina…

¿Cómo podemos minimizar todos estos síntomas?

En post anteriores os enseñamos algunas técnicas de estudio (tenemos más en el tintero), ahora nos queremos basar en algo tan fundamental como prioritario a la hora de estudiar y que ayudará a los estudiantes de la casa a coger confianza en sí mismos y poder comenzar el curso con buen pie: tener un objetivo.

Habitualmente cuando hay un suspenso se le achaca a la falta de planificación al estudiar, a no estudiar como es debido, a no ser responsable… ¿Alguna vez hemos pensado que otro de los motivos puede ser la falta de motivación? El no saber para qué te sirve. Eso es más difícil de enseñar e inculcar en un alumno y menos cuando tiene muchas asignaturas que no le interesan o no le motivan, simplemente porque no le gusta, es decir, nos falta lo fundamental: el poder, el querer, el saber.

Saber por qué tenemos que estudiar y para qué, lo que es en Coaching un objetivo, es fundamental. ¿Alguna vez le has preguntado a tu hij@ por qué estudia?

Hazlo. Lo mismo la respuesta te sorprenderá.

estudio2

Como en todo, a tu hij@ le puede dar vergüenza manifestarte el motivo real, por eso se cierra en las respuestas tipo de es que el profesor no sabe explicar la materia, me tiene manía, entre otras. Si nos preocupamos por conocer las verdaderas inquietudes de nuestros hij@s podremos motivarlos e incentivarlos mejor.

Por ejemplo: Si tu hijo quiere ser astronauta, te lo hace saber y también te hace saber que no entiende porque tiene que estudiar Literatura si eso no le sirve para ser astronauta, puedes motivarlo llevándolo a exposiciones de astrología, aeronáutica, etc, de tal manera que él pueda comprender que para poder llegar a su objetivo tiene que pasar por una serie de pasos inevitables que le hagan llegar a su objetivo y que cada materia que estudia le acerca más a ese objetivo.

Hace poco me contaron que unos padres llegaron a un acuerdo con su hijo, no sabía lo que quería estudiar y tampoco le motivaba lo que estudiaba, aunque si sabía el niño que quería un perro,  así que utilizaron como motivación, poniéndole una meta real, la cual fuese capaz de alcanzar con un poco de esfuerzo (así aprendía que si quería algo, costaba algo). En este caso la meta fue sacar una media de notable, una vez que lo consiguió fueron a adoptar un perrito. Cuidado, no le prometas algo que no vayas a cumplir, si el cumple, tú debes cumplir también, si no entenderá que haga lo que haga no sirve de nada.

Aunque parece obvio, a veces, como padres, no lo vemos fácilmente. Al querer que nuestros hij@s estudien aquello que para nosotros tiene más salidas profesionales o que hagan una carrera determinada, porque creemos que es lo que le va a dar una fuente de ingresos fija, y que  al preguntarles a ellos no quieren eso. No es su objetivo, es el tuyo.

estudio3

Así que como queda un duro año de estudios para ellos, motívalos escuchándolos y basándote en sus ideales y la visión de su futuro, recuerda, es su futuro y es su vida. Así conseguirás que sepa por qué tiene que estudiar y que utilice la técnica de estudio que utilice le servirá para alcanzar su fin.

¡¡¡Ánimo con el nuevo curso!!!

Anuncios