La familia.

 

familia3

Una vez casi casi  formalizada la vuelta a la rutina, tas el parón obligado, necesario y deseado de las  vacaciones, ( si aún no las has tenido… ¡¡enhorabuena!! seguro que en breve empezarás a disfrutarlas) es el momento de llevar a cabo todo los que nos hemos propuesto. Pero esta vez en serio. Vale que a primeros de año, con la emoción de empezar un nuevo año, nos vengamos arriba y como si fuera una carta a los RRMM, empecemos a rellenar de cosas, objetivos y proyectos para los doce meses.

Pero, ¿ Cuántos de éstos quedan en pie poco antes de la llegada de los Carnavales?. Y así va  pasando el año y llega el verano y sin saber muy bien por qué, tal vez por estar más en modo stand by, relax… volvemos a la carga rescatando los proyectos que meses antes se habían quedado sólo impresos en aquella carta.  “quiero perder peso, para que el año que viene esté maravillosamente”, “voy a dejar de fumar para tener  más dinero e irme más lejos en vacaciones y seguir tan maravillosamente con esos kilos de menos”, o incluso  “voy a leer más libros que me llevaré a ese súper viaje en el que….”  Y así entramos en bucle  y nuestra mente se relaja y bla bla bla….mira que somos peculiares.

Estamos hablando, de que empezando el mes de Septiembre, tenemos más que frescos todos los objetivos, los proyectos y esta vez con el firme propósito de que sí los vamos a realizar.  Que Enero no, porque era Enero, pero en  Septiembre… en Septiembre no puedo fallar. Si ahora fallo, ya es sólo mi responsabilidad. Son pocos meses de aquí a fin de año para emprender de aquí a fin de año, mis objetivos. Esta vez cuento con el apoyo de mi familia, con los que he pasado estos días de vacaciones codo con codo, aguantándonos redescubriéndonos y como imaginarás, preparando qué vamos a hacer, de forma individual y qué vamos a hacer como  “grupo”, qué objetivos vamos a perseguir.

Es aconsejable empezar por  alinear a todos los miembros de la familia en la misma dirección. Una dirección que  ayude a avanzar como grupo y  también a nivel personal. Los miembros de la familia han de estar presentes y participar. Todos.

familia 2

Hay una máxima que nos puede servir de imagen es “El todo es más que las suma de las partes”. Algo así como que sin llegar a perder las propiedades individuales, al formar parte del grupo, de la familia, se funciona de forma distinta por el bien del todo, del grupo, de la  familia. Por tanto se tiene que ir más allá de objetivos personales, descubrir los recursos de la familia como tal.

Nos encontramos con que  como grupo como familia, se tiene una fuerza, hasta ahora desconocida. Se generan cambios  rápidos y a la vez muy profundos. Y además sin dejar de tener en cuenta el lugar que se ocupa dentro de la familia, qué se espera y que esperan de cada uno de los miembros.

Además de conseguir los objetivos individuales planteados, a la hora de realizar los que como familia, como grupo, perseguimos no sólo nos va a servir a tomar conciencia de las fortalezas ( y de las debilidades) de la familia de cada uno de nosotros. También:familia 1

  • Mantener y mejorar la comunicación dentro de la familia.
  • Se conocen los valores personales de cada miembro y por tanto se pueden alinear con los familiares.
  • Desarrollar una visión y misión de familia.
  • Solucionar los conflictos familiares.
  • Potenciar las habilidades de cada miembro de la familia.
Anuncios