Coaching y Empresas.

coachg y empresas

Tras los post anteriores que os hemos ido presentando sobre Coaching y empresa, os ha podido dar la sensación o impresión de que era un tema a parte del día a día de la empresa, que lo único que se consigue con ello es unir al grupo y fijar objetivos comunes en el mismo, o sacar el mayor rendimiento posible de los altos cargos, de una manera individual, o en grupo, y que una vez finalizado el proceso de Coaching ya está todo hecho y que no hay nada más.

Como pequeña empresa o pyme podemos ver el Coaching como un servicio que sólo necesitan las grandes organizaciones, y pregunto, no necesita cualquier negocio, sea cual sea su tamaño un objetivo, un plan estratégico, un plan de acción, una metodología, un mínimo servicio de calidad… Lo mismo que una gran organización aunque a un tamaño reducido.

Otra de las sensaciones que podemos tener es que no se sabe muy bien como unirlo con el resto de gestiones de calidad, metodologías o el día a día de la empresa. Vamos que se ve como algo externo al funcionamiento real de la empresa. Algo puntual que se hace y que tampoco se ve, claramente por todo el equipo, cuáles han sido los beneficios, por muchos objetivos que se fijen y planes de acción que se pongan.

Esta problemática puede surgir si se hacen sesiones de Coaching para un proceso en concreto, en un momento en concreto y no se vuelve a aplicar en ningún otro proceso o estamento de la empresa.

Coaching

La experiencia nos dice que no es así, que el Coaching no es un proceso aislado del día a día de la empresa, sino que, al contrario de lo que pueda parecer, puede ser una herramienta muy útil para sacar partido a otras herramientas de diversa índole que se utilizan en las empresas para poder gestionar su día a día y poder crear su estrategia de futuro y de presente.

La realidad es que el Coaching se puede fusionar fácilmente con diversas gestiones de calidad y metodologías muy extendidas en las empresas y que han demostrado ser muy útiles para aumentar los beneficios de la empresa y mejorar la gestión de la misma, dando mejores resultados a la hora de aplicar tanto buenas prácticas para la empresa, ya sean de gestión o basadas en procesos, como en metodologías muy eficaces y efectivas que existen en el mercado.

 

El coaching pude ser un complemento perfecto para metodologías, modelos y gestiones de calidad como pueden ser: Modelo de Gestión EFQM 2013, ITIL, Kanban, Lean, Gestión por procesos, ISOS, Metodología del Caso, etc, etc. Todas estas técnicas conllevan objetivos y planes de acción. Así utilizando Coaching en estos procesos podemos fijar un objetivo más concreto y factible que se puede hacer más fácilmente extensible a toda la organización y con unos planes de acción que entiende y unen al grupo.

De los ya consabidos beneficios que las metodologías y métodos, anteriormente mencionados, aportan a cualquier tipo de empresa, no cabe duda que todo es complementario y todo es factible, sabiendo cómo hacerlo e implantándolo de la mejor forma posible para que con esta simbiosis obtengas un producto de éxito, aún mayor, para tu empresa.

coachg y empresas f2 (2)

 

A modo de conclusión podemos decir que el abanico de posibilidades que nos oferta el Coaching en relación a la empresa es muy extenso y variado, puede resultar ser el complemento perfecto a tú técnicas de gestión y una forma de aumentar los beneficios de tu empresa, ya seas un empresa consolidada en el mercado como un emprendedor.

Anuncios