Tu zona de confort.

Es aterrador salir del zona de confort, pero es ahí donde podemos crecer, aprender y desarrollarnos para expandir nuestros horizontes más allá de lo que creíamos posible. Permanecer en un mismo lugar durante muchos años es  el peor daño que le puedes hacer a tu vida, a la personal y a la profesional. En el momento en que te estancas en un sitio no sólo dejas de aprender si no que además empiezas a perder la motivación y a dudar de ti mismo.

zona uno

Ante cualquier situación que parezca compleja, nuestro cerebro crea toda clase de excusas para evitar enfrentarse a ese nuevo escenario. Esto es totalmente normal, lo importante es que no permitas que estas excusas manejen tu vida y no te permitan avanzar. Las mejores cosas  suceden fuera de tu zona de confort. Déjate de excusas.

Empieza a hacer cosas fuera de lo normal. Cosas que apunten hacia metas que realmente llenen tus expectativas, nada que logres con facilidad te hará sentir así. La única manera de obtener buenos resultados es que trabajes por ellos. Fallarás innumerables veces y lo más seguro es que quieras rendirte, eso sucede cuando sales de tu zona de confort. Aquí es cuando empieza a funcionar la cosa.

Tienes que soltar lastre. Esto es difícil. Implica que  siempre hay personas a tu alrededor que te roban la energía. Personas que no  te aportan en tu crecimiento personal. Es difícil porque pueden ser  amigos cercanos. Siempre con cuidado, es totalmente necesario que te alejes. Si realmente quieres salir de tu zona de confort, empieza a rodearte de personas positivas. Personas que te inspiren a mejorar.

zona2

Salir de tu zona de confort requiere que hagas cosas fuera de lo normal.  Ya sabes, o imaginas lo que ocurre … Es en ese momento cuando las personas empiezan a criticarte. Así que toca acostumbrarse a las críticas, las burlas y que no te entiendan. Pero bueno, ya sabes que  cuando consigas tu objetivo. Cuando llegues al éxito, aparecerán de nuevo a tu lado asegurando que siempre han estado ahí apoyándote y confiando en que conseguirías el éxito.

Así que para recorrer todo este camino tienes que tener claro:

  1. Saber hasta dónde llega tu zona de confort.
  2. Eligir uno de los retos para empezar a trabajar en él.
  3. Ser consciente de que sentir miedo e inseguridad es normal.
  4. Trazar tu plan.
  5. Informarte y prepararte.
  6. Apoyarte en las fortalezas y recursos que ya tienes.

No olvides que fuera de tu zona de confort, empieza el aprendizaje. Si has llegado hasta aquí leyendo te mereces un vídeo de inknowation en el que gráficamente podrás ver cómo hacerlo.

Zona de confort

Anuncios