Véndeme. Véndete.

En esta vida estamos constantemente vendiendo. Sin que  queramos.  O queriendo. Vendiendo productos y vendiéndonos como  tales. Vendiendo servicios, nuestro trabajo, una imagen…  En algunos casos, y en más de una profesión y ocasión, vendemos. Vendemos  productos, servicios… nos vendemos nosotros. Te suena lo de “vender la burra”. Esto sería un ejemplo un poco drástico pero  gráfico. Imagínatelo.

Por ello, si te dedicas a una labor comercial, si en tu trabajo tienes que  hacerte escuchar, hacer que se decidan por tus ideas. Si te quieres vender como trabajador en una empresa o si simplemente te quieres vender como la pareja ideal (aunque sea para esa noche) el coaching te acompaña desde el minuto cero en la “venta”. Colocar el producto. Que se decidan por ti. Por tu proyecto o idea. En definitiva que consigas tu objetivo.

Aquí van unos consejillos que te pueden venir de perlas. Abre bien tus orejas y mientras lee con atención estos cuatro consejos  básicos que te ofrecemos desde  Generate Change Consulting

  • Haz preguntas. Preguntas que motiven al otro a hablar, dirigiendo la conversación y en un caso de desvío del propósito a reorientar la conversación. Una buena pregunta es tan sencilla como complicada de realizar. Pero su poder es total. Para que puedas hacer bien una pregunta ha de ser abierta, formulada en positivo y orientada hacia el futuro. Son las que mejor funcionan. Consiguen que la otra persona se sienta motivada, se enfoque en lo que puede hacer y active su creatividad para investigar diferentes opciones.

escuchamé

 

  • Escucha sin filtros.Escuchar no consiste sólo en oír. Hay que prestar atención. Observar su lenguaje corporal si se tiene delante a la otra persona, o bien imaginártelo si es una conversación por teléfono y siempre prestar atención a su respiración, a la velocidad con la que habla, a su tono de voz… Estar presente en dos palabras. Sacar el lado curioso y tomar nota de detalles de su lenguaje corporal,  de lo que realmente le importa. Hay que dejar la mente en stand by, fuera prejucios, nada de suponer. Los análisis ya vendrán luego.

escuchote

 

  • Acomódate siempre al otro.Que no sólo se note sino que además haya sintonía física lo que ayuda a las personas a sentirse conectadas,  se abren y ponen en común puntos y maneras de ver las cosas. Se crea confianza y complicidad en un mismo pack. Sitúate junto a la otra persona, observa su postura, sus gestos. Mira el movimiento de sus manos, mira donde mire al hablar de vez en cuando. En definitiva, utiliza tu cuerpo siguiendo los modos, las maneras, posturas de tu interlocutor. Pero ¡ojo!, no pierdas tu personalidad. No caigas en la imitación ni roces el ridículo imitando. No. Eso no es. Se trata de crear, y entrar, en sintonía. Abriendo así la puerta a la empatía y dejando el terreno allanado a la escucha. Te proporcionará una escucha más valiosa

outdor venta

  • Dar feed-back y reafirmar.Si se están abriendo, si están contando algo, nada más acogedor que  asentir de vez en cuando con la cabeza, interactuar con un “sí”, “ahá”… que se sienta que estás escuchando igual que te gusta a ti que te escuchen. Para confirmar que no te has ido durante su coloquio haz un pequeño resumen de lo que te ha contado y te has enterado gracias a estos consejos de escucha. No se trata de cantarle la lección, pero un “entonces me dices que…”, o un “entiendo por tanto que …”. A ver, que no tienen que ser estas dos entradas. Hay miles de maneras de decir…”hola me estoy enterando”  Y no en el sentido de  “no me repitas las cosas que ya me he enterado”. Esta es una buena manera de ayudar a la otra persona a salir del atolladero. Y si insiste, pues es una excelente pista sobre lo que hay que darle unas vueltecitas para indagar qué ocurre. Hay que tener presente que no todo es dar la razón y decir que sí a todo. Haciendo de espejo de la otra parte mediante esta repetición  hace que reafirme su postura o vea un reflejo de la misma.feedback

 

 

 

 

 

 

 

 

Puedes empezar desde ya a practicar con la persona que esté más cerca de ti. Pregúntale. Que hable. Que te cuente y tú sigue estos pasos. Te va a sorprender lo fácil que te resulta con un poquito de entrenamiento y lo útil que puede llegar a ser. En seguida se abrirá una canal de comunicación poderoso entre las dos partes.

 

Anuncios