Slim Coaching

come-bien

¿Operación bikini a dos segundos de la llegada del calor?

Como bien imaginas el coaching también te ayuda en tu objetivo operación bikini (sí, bikini, para ellas y operación bikini también para ellos) No es que persigamos un cuerpo de esa marca de yogur que  seguro te ha venido a la cabeza (Para las personas que leen desde fuera de España hablamos de Danone, pero como no pagan no volveremos a mencionarles y hacerles así más publicidad gratis). Vamos al tema. El coaching te puede ayudar para conseguir el objetivo y ponerte a punto para la playa, piscina,… para la ropita ligera y fresca en definitiva. Perder unos kilitos, definir un poco el cuerpo, endurecer la flacidez adquirida, en el mejor de los casos,  a lo largo del último invierno…

Este coaching que te ayuda a perder peso, a ponerte a tono  es el Slim Coaching. Si estás a punto de empezar una dieta, vas a empezar un viaje que  termine por llevarte a una situación mejor de la que estás ahora. Esto es básico dentro del coaching. Como eres inteligente, sabes que te va a suponer un esfuerzo; Así que comienza sin confiarte  haciéndolo  desde la seguridad. Sabes que casi cualquier dieta que sigas te hará adelgazar, por tanto, ese no es el problema. Te surge una duda en el que te preguntas: ¿Estoy en el punto de partida?, ¿Voy a mantener esta fuerza y motivación hasta conseguir mi objetivo? Calma

Aquí van cinco consejos para ir empezando:

  1. Comer sin distracciones.  El móvil, la tele, el portátil… música… ruido. Todo aquello que te distraiga, te divida la atención, retrasa la sensación de saciedad en tu cerebro y sigues comiendo. Por tanto… tele fuera
  2. Comer en platos pequeños  Y es que disimula un montón la porción pequeña en un plato pequeño. Hace cierto lo que las mejores esencias se guardan en frascos pequeños.
  3. Masticar lentamente. Como decíamos antes, la señal de saciedad tarda entre 15 y 20 minutos en llegar al cerebro. Al comer lentamente y masticar mejor, además de que la digestión es menos pesada, da tiempo a que el cerebro y el estómago se comuniquen. No te distraigas escuchando su conversación sólo obedece a la orden de ya estamos llenos.
  4. Comer en platos de color claro te hace ver la comida de mayor tamaño con lo que  así evitarás el exceso de alimentación.
  5. No colocar comida en el centro de la mesa. Es mejor servirse la comida fuera de la mesa donde comas y así evitas repetir. Puedes hacer lo mismo con el pan. Una o dos porciones y arreando a  la mesa.

Y cuando conseguimos bajar de peso finalmente, es tan difícil mantener los kilos fuera.

Ese complejo de yo-yo que desde hace años nos invade con la dieta de turno puede marcharse para no volver como lo harán los kilos. Fija tu propia meta de pérdida de peso. Haz que sea tu proyecto.  Por ejemplo un proyecto de un año y  por escrito, planifica por semanas, a modo de agenda, así  lo podrás visualizar mejor.  Y es que viéndolo de antemano podrás tomar medidas adecuadas.

Así que como para el verano de este año  va a ser complicado, os aconsejamos que hagamos el truco que tanto funciona, el de dividirlo en pequeños tramos. Semana a semana. Y cada tramo superado: una victoria. Revisa y agenda la semana siguiente. Es igual que hacer la lista de la compra.   No olvides que hay cuatro razones por las que continuar con tu proyecto:

slim 3

  1. Tener claro que se quiere bajar peso y se quiere tener un estilo de vida más saludable.
  2. Organización. Parece tan básico como efectivo. No lo parece. Lo es. Horarios y organización son el mejor remedio contra las recaídas.
  3. Ni caso a las puyitas que te lanzarán o los comentarios bienintencinados. Que de todo hay en lo que nos rodea. Se puede definir como “Yo sabía lo que quería y cómo lo quería”.
  4. Todo este esfuerzo es porque me quiero un montón y quiero estar bien así que de vez en cuando, sin ser una recaída, me voy a dar un capricho. Algo sabroso. Algo prohibido. Sólo de vez en cuando, ojo.

No olvides que cuando menos te lo esperes ya estamos en el verano del 2017.

Anuncios