¡¡¡Se acerca el verano!!!

Iniciamos una guía rápida para sobrevivir al verano en pareja. Y para que la pareja sobreviva al verano. O por lo menos para sobrevivir al fin de nuestra relación. Y es que, si las estadísticas no fallan, el verano es  la época “favorita” para la ruptura de las parejas. Es cierto que muchas sobreviven a esta época del año, pero precisamente es esta época del año cuando más rupturas se dan.pareja 1

Por  vayamos paso a paso. Por eso  iniciamos una nueva sección en nuestro blog  e iremos orientando y aconsejando sobre cómo sobrevivir al verano como pareja o si por el contrario puede ser lo mejor que  ocurra  y el fin del verano suponga el principio de una nueva etapa.

Nos tiramos la mitad del año pensando en las vacaciones y, cómo no, preparándolas con ilusión y con ganas. Decidir si como cada año visitáis el pueblo, o buscar sitios nuevos donde ir y qué  hacer, pensar qué vas a necesitar y qué meter en la maleta. En ocasiones todos estos preparativos te sumen en un mini caos sin contar cuando llegas a tu destino con los niños ( si los hay), tu pareja, volver a la rutina de comidas, preparativos para el día siguiente, etc…

Habitualmente el día a día nos sume en quehaceres diarios, en horarios establecidos, ir corriendo a todos lados y para todo, y no nos deja tiempo ni para pensar ni para dedicarnos unos minutos. A nuestra pareja la vemos unas cuantas horas durante la semana y el fin de semana, como sabemos todos, se pasa volando. A veces ni nos enteramos… Así realmente, si nos paramos a observar desde fuera en un día cualquiera, observamos que el poco tiempo (si es que lo tenemos) que nos queda, lo dedicamos a lo que nos gusta y en ocasiones, salvo los fines de semana, no contamos con nuestra pareja, que tiene sus hobbies y tú los tuyos.pareja 2

Al estar las 24 horas del día juntos se produce una lucha de poder entre ambos. Ahí las diferencias se hacen más patentes y llegamos al punto de plantearnos el seguir tolerando determinados comportamientos de nuestra pareja (piensa que ellos también nos toleran cosas y “manías” a nosotros) o plantarte y no dar opción, lo que conlleva a una inevitable separación. No nos confundamos hemos sido así siempre, nadie se ha convertido en un extraterrestre. Pero al meternos en el día a día, en  esas pequeñas cosas que nos molestan y que pasamos de ellas, se convierten en un gigante cuando tenemos a la persona con la que compartimos nuestra vida las 24 horas, literalmente, a nuestro lado..

Habitualmente no nos paramos a ver nuestra relación de pareja desde fuera, ya sea por costumbre, por tener asumidos determinados comportamientos de la otra persona, por tolerar, por cansancio.  Y cuando lo intentamos, la solución es más compleja. Incluso ya no tiene solución. Una de las partes ya está al límite y decide dejar la relación. Si nos parásemos a analizar esas pequeñas situaciones del día a día de una manera objetiva y desde fuera, veríamos que nos falta comunicación con nuestra pareja, que ese dejar pasar las cosas no es la solución sino que las engorda y obviamente, luego empiezas a “tirar balones” fuera: que si sólo vas a lo que te interesa, que si no me escuchas, que si… que si…

Este antes y después lo pueden acelerar determinadas circunstancias, no nos engañemos cuando llegamos a ese punto es porque ya había algo que no nos hacía felices, que no nos cuadraba en nuestra vida, el estar más tiempo con nuestra pareja lo único que hace es corroborar ese malestar o la sensación de “estar perdiendo el tiempo”.

¿Qué se puede hacer cuando ya se tiene el conflicto encima?, ¿estamos a tiempo de  evitar el conflicto?, ¿podemos marcarnos un objetivo común? , si hemos llegado a este punto ¿qué hacer?

En definitiva como afrontar este conflicto veraniego y llegar a la solución que os marquéis como pareja, la mejor para dos personas con un, hasta ahora, objetivo común.pareja 3

Anuncios