Shadow Coaching ¡cada vez mas de moda!

El Shadow Coaching

shadow 3

nació en EEUU, al principio sólo se utilizaba para directivos pero poco a poco se ha ido viendo su efectividad y se ha extendido también a equipos, políticos, deportistas, etc, aumentando así el rendimiento tanto a nivel ejecutivo como de equipos y dando muy buenos resultados en el desarrollo de ambos.

Tal y como su nombre indica en esta modalidad de coaching, el coach se convierte en la sombra de un directivo o de un equipo completo. Esta nueva metodología se está imponiendo como la más innovadora y efectiva en cuanto al desarrollo de ejecutivos y de equipos. Lo que ha provocado un aumento en su demanda en todo tipo de empresas, sea cual sea su tamaño, desarrollando cualidades directivas de los ejecutivos, como convirtiendo a los comités de dirección y a los equipos en equipos de alto rendimiento.

Pero ¿cómo funciona? En el Shadow Coaching, el coach pasa un día entero con el directivo o equipo, acompañándolo en su día a día, incluso en las reuniones con el equipo. Al estar con el directivo en un día normal el coach puede ser más objetivo a la hora de trabajar con el directivo y no tan subjetivo en cuanto a que en una sesión normal, es decir, en la oficina del coach, el directivo solo muestra su visión de lo que ocurre a su alrededor y puede que no sea objetivo.

Por eso está teniendo tanto éxito este tipo de coaching, porque se trabaja de una manera objetiva y se realizan sesiones de coaching a lo largo de todo el día y se da feedback al directivo en todo momento, analizando donde tiene las “pérdidas de tiempo”, viendo en primera persona como se organiza, como se desenvuelve en una situación de estrés, se analiza en el momento como ha llevado la reunión y que hubiese cambiado, etc.  Así se consigue que sea algo más eficiente, al ser todo el proceso en el mismo momento y al ver el directivo en el mismo momento otros modos de gestionar distintas situaciones e incluso el comprobar si el cambio funciona en el mismo día.

En cuanto a los equipos, se trabaja igual con ellos, el coach está presente en una reunión de trabajo habitual, intentando no interferir en la misma, salvo en momentos necesarios y por poco tiempo (para no distraer la atención de lo realmente importante que es la reunión) y hacer feedback con el equipo. Aquí el coach puede observar en primera persona cuales son los problemas con los que realmente se enfrenta el equipo y si es necesario tiene charlas individuales con cada uno de los miembros del equipo.

Sin ninguna duda, esta es una de las mejores formas de hacer coaching, por no decir la mejor, desde nuestro punto de vista.

Anuncios