El conflicto laboral.

Es muy frecuente el conflicto entre los miembros de un equipo de trabajo. Conflictos que pueden  surgir por  la propia insatisfacción de la persona,  por algún desacuerdo surgido entre las personas del equipo,  o por falta de entendimiento o desavenencias generadas entre los diferentes equipos de  trabajo. Sin olvidar que pueden surgir a cualquier nivel, entre directivos, entre subordinados y entre compañeros de trabajo.  Lo ideal  es que la resolución del conflicto sea  positiva,  basándose en  discusiones constructivas, acuerdos y toma de medidas para mejorar los procesos.  En definitiva acuerdos para obtener el objetivo marcado.domingo dos

 

Todos ellos pueden  favorecer el desarrollo  de la organización si se gestionan de manera adecuada o, aquí el peligro, los que empujan a la empresa al borde del abismo afectando a su propia supervivencia.

Ante el conflicto, se adoptan estas posiciones que os relacionamos a continuación:

  • La primera es “yo gano/tú pierdes”,  una competición para conseguir lo que yo quiero. Por encima de quien sea y de lo que sea alcanzo mis objetivos. Si yo gano, todos pierden.
  • La número dos sería la contraria, “yo pierdo/tú ganas”, me acomodo. No me enferento y no me molesto en plantear ni hacer valer mis metas. A pesar de que estemos totalmente en desacuerdo o creamos lo contrario.
  • Esta de la que vamos a hablar ahora, está bastante extendida, vamos a denominarla “yo pierdo/tú pierdes”, nos evadimos, miramos a otro lado y a ver si con un poco de suerte se olvida o se soluciona por sí mismo. ¿Te suena, verdad?
  • La cuarta actitud, “yo gano/tú ganas” lo importante es el fin, conseguirlo manteniendo intacta la relación. Es una cooperación en toda regla.
  • Por último, la negociación. Al ser tan complicada la cooperación, al querer “ganar” al  cien por cien todas las partes,  y no poder ser así,  se plantea esta actitud para que por lo menos en lo fundamental todas las partes ganen.

Para encarar esta situación de conflicto  de una manera adecuada  empezamos por escuchar  de forma activa a las partes que están en conflicto. Un lenguaje adecuado y positivo que favorezca la aparición de soluciones para lo que de forma conjunta, al hablar con todas la partes, se llegue al origen de la desavenencia  y desde aquí buscar de manera conjunta e igualitaria la solución. Solución que ha de impedir que el conflicto surja de nuevo, escapando de soluciones temporales y aprendiendo que de esta situación sale reforzada la relación.

domingo

Anuncios