¡Quiero dejar de fumar!

¿Quién no se ha dicho esto alguna vez mientras se encendía un cigarrillo:  -“En cuanto termine este paquete no compro más”. O quizá : -“En cuanto lleguen las vacaciones aprovecho para dejar de fumar”…

Para ello utilizas distintas técnicas: leer un libro especializado, limitar el número de cigarros que te fumas en un día, ir a distintos tipos de terapias, comprarte los parches de nicotina, mascar chicles de nicotina hasta que te duele la mandíbula, puedes comprarte cigarrillos que piensas que no te van a gustar, o utilizar el cigarrillo electrónico… Y así, todo lo que se te va pasando por la imaginación que crees que  alguna de esas técnicas te pueda funcionar.

Sin olvidar el hecho de que nos digan hasta la saciedad que es malo para la salud, que si la cantidad de dinero que te dejas,…  Lo mismo, todo esto cala en ti  y te planteas dejar de fumar y  utilizas alguna de las distintas técnicas que encuentras a tu alcance.

Sinceramente,¿ alguien se ha parado a pensar realmente por qué fuma? …

qqq

Como verás cada persona tiene sus motivos. Motivos únicos, personales… individuales.                                          Y cuando consigues dejar de fumar…  siempre tienes el riesgo de volver a caer, cosa que suele suceder. ¿Recuerdas la frase  que dicen los  ex fumadores : “Mejor no lo pruebo porque en cuanto me fume uno vuelvo a caer”? Lamentablemebte esto es una gran realidad.

Siendo realistas, todos sabemos que el enganche físico se quita  en unos pocos a los tres meses aproximadamente cuando nuestro cuerpo ha liberado toda la nicotina, pero ¿y el enganche psicológico? Ese puede que no se vaya nunca.

Parece un poco de Perogrullo, pero ¿realmente te has parado a pensar porqué fumas?,¿Qué te aporta? ¿Qué sientes? … ¿No te mueres de envidia cuando conoces a alguien que te dice que sólo se fuma un cigarro en aquel momento que más lo disfruta? ¿Serías capaz de renunciar a ciertos momentos en los que disfrutas el cigarro?  Y es que  ¡Ojo! no todos los cigarros se disfrutan, eso lo sabemos todos los fumadores y exfumadores.

A lo mejor no consigues dejar de fumar, porque realmente lo disfrutas, pero sí puedes limitar su consumo, así que te proponemos lo siguiente:

fumar (2)

  1. Busca un momento en el que te encuentres relajado, tranquilo, sin interferencias del exterior.
  2. Busca dos puntos de la habitación en los que puedas concentrarte (desde una baldosa, una ventana, hasta una mancha en el suelo).
  3. Visualiza en uno de esos puntos un héroe, el que tú quieras, el que más se identificaría contigo.
  4. En el otro visualiza la forma que tendría el tabaco (atrévete, da rienda suelta a tu imaginación y ponle la forma, el color, el olor, todo lo que quieras.)

Una vez que le has dado forma a ambos personajes,  haz lo siguiente:

  1. Analiza tu estado emocional imaginándote tanto como el superhéroe como el ser que has creado que simboliza al tabaco.
  2. Analízalos que te gusta y que no te gusta de cada uno, desde si te sientes cohibido por alguno de ellos como si te sientes superior al otro.
  3. Enfréntalos, haz que tengan una conversación entre los dos, en la que el héroe le pregunte al tabaco por ejemplo: ¿Por qué fumas?, ¿Qué te aporta? ¿Qué sientes cuando fumas? , ¿Por qué no puedes dejarlo? Y todas aquellas preguntas que le harías a un amigo que es fumador, si tú no lo fueras.
  4. Visualiza la conversación desde fuera… ¿Quién ha ganado?, ¿Quién tiene razones de más peso?…
  5. Una vez asimilado todo, y obviamente si has decidido dejar de fumar, fíjate un día y una hora en la que vas a dejar de fumar y… ¡¡¡¡¡¡¡ CÚMPLELO !!!!!!!

fumar 4

 

 

No es fácil, pero tampoco es algo imposible, sólo depende de ti y de tu toma de conciencia.

 

 

 

Anuncios